Nuestros ojos tratando

Para quien no conoce a la Alicia de hace tan solo 4 años:

Ando trabajando en poesía de esta época, encontrándome con aquélla que también soy yo. La miro desde lejos, como si fuera mucho el tiempo transcurrido entre nosotras, la distancia. Cuatro años son nada.

"Nuestros ojos
cubriendo de neón oscuridades".

Una pequeña muestra de los versos con los que lidio, trabajo. Podrían ser seis años en libretas -escrito todo a mano- por editar.

Nuestros ojos tratando de encontrarse en algún punto; tangencial.
Una mujer escribe este poema. Podría ser un hombre, que también.

:::::::::

Ya colgué este vídeo, aquí. Pero nunca puse el poema completo cierra el clip:

MI ETNIA
Soy una puta de Occidente
con mis tontos problemas de Occidente,
mi misma estupidez occidental,
de iguales relaciones tormentosas
desusada en esta suerte
de derrotas y vacíos.

Ridículos problemas de Occidente,
inútil estulticia occidental
la que traigo en estas sienes
de mujer blanca y pasiva
la que traigo en estos ojos
de ingenua sandez universal.


 ▼ Alicia García Núñez
Sombras cuarteadas de neón, Cangrejo Pistolero Ediciones, 2011. Ilustraciones: David Gil.

Gertrude Stein and 'Matisse', by VOCDAT

A veces hablamos por boca de otras como Gertrude Stein.
VOC · DAT somos Daniel Álvarez, David M. M. y Alicia G., y hacemos que nos vibre absolutamente todo con intervenciones como ésta:



Lo que viene a ser destrozar un poema si te paras a escucharlo en palabras de su propia autora:


-Thanks, Nina, for this video-. Otro día más, más poesía.

VOCES 2016 - Logroño





Mañana estaremos en Logroño, pero todo empieza hoy, hoy, hoy. Saltar = hoy.

Un poema para abrir -algo la- boca.














En el deseo andamos.
David Martínez dj.


Mi cuerpo es un soporte en movimiento,
si me lates jadeo más fuerte.

▼ Alicia García Núñez
Más cicatrices me hacen más alta, Ed. Baile del Sol.

This winter never ends

Epic win.
This winter never ends: closing circles.

Anoche se respiraba un halo de intensidad no contenida en cada metro cuadrado de la sala Apolo. Familia. Unos 5 años desde la última vez que vi a Pepo Márquez, alguno más -desde 2009- desde que lo viera en directo, programado en el I festival 'Nosomostanraros' en el CCCE L'Escorxador. Cierta penitencia en cada una de las partes de esa canción: Lights On Don't Mean I'm Home. 'Ahora somos menos tristes', decía Pepo sin que le creyéramos demasiado. Su melancolía es parte intrínseca de su gran belleza. Poesía y redención a base de riffs de guitarras, entre otras mil cosas. Estar en casa aunque estemos lejos, absurdamente lejos. De lo que fuimos, de lo que somos de verdad. Welcome back, querido Pepo. Pero sobre todo: gracias por seguir haciendo.


LIGHTS ON DON’T MEAN THAT I’M AT HOME. From I Am Becoming What I Hate the Most // CD album (Acuarela Discos, 2008), released October 1, 2008

If I’m in this alone, what are you doing here? I’m bad with numbers but I’m even worse with fears. I’ve been surprised by the last snow of the year: it should have gone by May but it didn’t disappear. This winter never ends. I’ve heard there’s a fight a couple of blocks away. Nothing scares me more than a picture in wrong hands. This city hides some codes that I still don’t understand. I’ve missed the late night bus so I guess I’m lost again. 

Formación en este directo en Sala Apolo || 11 / 12 / 2015: Pepo Márquez, Javier Martínez, Manel Moreno, Ricky Lavado y David T. Ginzo.

Ahora que 2015 cierra partes y 2016 abre infinitas posibilidades. Te ando esperando, enero. Ahora que la pureza nos sigue tocando con melodías que arrojan luz sobre las partes sombrías del mundo.

word lover



26/08/2015
Word Lover
Primero es la música,
después como una imbécil
-no sabe qué decir- hace acto
de presencia la palabra.
Tartamudea con un componente
exacerbado de impulso
que levanta como muelle de la silla.
Tiene algo de bicho que recorre
cada cubículo en tu sangre
encendida,
y quiere abrirse
en cualquier verbo.
En un bar de carretera.
Muda en cuanto te propones
atraparla, como este agosto,
como cuando viste a esa diosa
y nunca más lo hiciste
al cruzar la puerta,
aquellas líneas.

Se manifiesta en clubes al anochecer,
al mediodía con tres copas
y cinco amigos. Mientras te duermes.
Tiene mucho de puta la palabra:
resbaladiza, tremendamente
rauda. Hábil juega contigo.

Se parece demasiado
a ti.


▼ Alicia G.


Elogio del gato, by Stéphanie Hochet



“Adoro la manera que tienen los gatos de estar mitad dentro, mitad fuera, a la vez salvajes y domésticos, porque yo misma soy una salvaje domesticada. O, más bien, estoy domesticada mientras la puerta esté abierta”.
Jeanette Winterson, ¿Por qué ser feliz cuando puedes ser normal?
Esta y otras muchas serán las citas que encontrarás en este libro de Hochet. Referencias cruzadas, frases que lo definen a la perfección: la vida del felino contada a través de la voz del arte, de otros, como pueden ser Colette, Balzac, Poe, Burroughs, Maupassant, Eliot, Tenesse Williams, Amélie Nothomb… El arte marcial del gato, sus cualidades divinas -protegidas en el antiguo Egipto-, su elasticidad, su porte elegante y severo, su manera de decirnos -a bocados o arañazos- que ya está bien, que no es un perro. Ellos mandan, lo han hecho desde que conquistaron su lugar en el mundo del reino doméstico, nos recuerdan que los límites son, en su caso, un hecho, que pueden establecerse. Cuando dicen no es NO. Por eso mismo entre otras cosas, quizás, despiertan regueros de odio -aquí los perrunos acérrimos echarán pestes de todo lo que digamos; os queremos, igualmente-. Algo que nos llama la atención es el recorrido que hace la autora por tres siglos de inquina. Perseguidos e incluso ¡juzgados!… Sí, en la Edad Media existían tribunales para animales, y ellos eran una de sus ‘guests stars’ durante la caza de brujas. Curioso el destino, karma casi instantáneo: con la proliferación subsiguiente de ratas la peste negra provocó 25 millones de muertes en Europa -se transmitía a las personas por las pulgas infectadas-. ¿Qué tenían en común gatos y brujas? Un comportamiento asocial, una vida sexual desenfrenada, marginación y poder a través del conocimiento… Esta animadversión, apunta Stéphanie Hochet, se entiende desde una perspectiva patriarcal, se asemeja al gato con cualidades femeninas, provocan el miedo y el deseo de los machoalfas, la misoginia que muchas, por no decir todas, hemos sufrido en un momento u otro de nuestras vidas, todavía: “La historia de las sociedades rebosa de ejemplos que ilustran la necesidad masculina de controlar una sexualidad que parece superarlos”. Lo cortés no quita lo valiente, la literatura masculina se rinde ante él, compañero de fatigas y escrituras este ser eléctrico: “Cuando mis dedos acarician con calma / Tu cabeza y tu elástica espalda / Y mi mano se embriaga de placer / De tocar tu cuerpo eléctrico, / Veo en espíritu a mi mujer” (De ‘El gato’, Las flores del mal, Baudelaire). A pesar de la caza, el acoso, lo que ya sabemos: siete vidas para que sigamos viéndolos, ahora mismo, espachurrados por la casa. Uno de los míos, el ‘malo’- Luisa-el gris ha decidido que la fregona en estos momentos tórridos es el mejor y más fresco cojín.
Misterioso, flexible,
con siete oportunidades para
sobrevivirme.
Explorador nocturno, condenado al fuego
eterno junto a putas, brujas sabias,
el juego ruge en mí;
desde Tánatos a Eros:
cualquier pulsión humana.
Salvaje, sigiloso, tú NO.
Siempre caigo
de pie.
Por definición,
naturaleza: derecho.
¿Quieres tocarme?
Hablamos después,
cuando yo quiera.
Ahora sí, toca.
Tócame.

MeoW.
Fdo: Alicia G.
Artículo publicado en LeCool Barcelona, 8 de Julio de 2015.

Tras Salamanca

Nos encontramos, nos hallamos en miradas de correspondencia. La vida reluce mucho y más cuando Daniel Álvarez, David Marcos y yo -VOCDAT + Alicia G.- bajamos de Salamanca, haciendo kilómetros como si atravesáramos la misma vida a una velocidad relajada que adopta el que ya va sin prisas. Estas cosas, sí, nos dan la vida. Mi más sincera enhorabuena a la organización de "A Viva Voz", el ciclo literario del Fácyl, Festival de las Artes de Castilla y León, programado por la Biblioteca de la Casa de las Conchas. Volver a creer en la gestión cultural de la que por unas u otras has acabado algo hastiada... "Nos devolvieron el tiempo de los lunes", que diría Ana Merino, y a mí me gusta repetir de vez en vez.

Estar dentro, completamente, de otro cuerpo. Sensación de extrañeza ante una misma al enfrentarse a poesías que no conoce, que ha sacado horas antes de la misma Biblioteca en la que actúa, casi al azar. Estar inmersa completamente en lo que dices, en cómo lo dices, en que llegue, y se quede, a ser posible. Un verdadero placer el intercambio de pareceres con Nona Domínguez, la directora de la Biblioteca de la Casa de las Conchas: ama lo que hace, la profesionalidad con la que ejerce lo transmite de todas todas. Y con más mérito: lleva haciéndolo ya unos 20 años. También el encuentro con Joao Guerreiro. Sentirse como en casa a 800 km de casa. Querer volver antes incluso de habernos ido. Salamanca, junio es tuyo para nosotros. Un placer recorrerte también con sus calles oscuras, ya desiertas, a eso de las 6 de la mañana de un lunes -a pesar de la policía nacional, siguiéndonos como bichos raros que somos por el centro histórico. Un lunes, ¡gente caminando! ¡oh!-. Querer volver y ejercer de pesada que soy ante todos ellos, sin parar de decir: "gracias, gracias, gracias, por seguir trabajando, por llevar la palabra más allá de los libros".


Aquí una declaración de intenciones del IV Festival de Poesía Nosomostanraros de Alicante. Este año ha sido la V y última edición, pero nos viene bien para expresar algo parecido a lo que somos, a lo que sentimos: