comprometer mi compromiso / El Niño de Elche




4 / enero / 2013
Viernes

Avanzaba hoy que pronto tendría el audio de la sección que realizo para la emisora de radio Onda Cero, la sección sobre cultura contemporánea del programa "Elche en la Onda", que dirige y presenta Maite Vilaseca. Pues ya mismo. Esta vez es el turno de Francisco Contreras Molina, El Niño de Elche. Un cantaor de flamenco ilicitano que flirtea, y muy bien, con contemporaneidades e investigaciones varias. Como dijo Francisco Sarabia hace bien poco (y es sabio, como en muchas otras disciplinas, pero en esta de la que hablo más): "El flamenco es lo más moderno que hay".
Quede aquí constancia de ello, de algún modo.
Deconstruir. Para crear.
As always.



Aquí algo de lo contenido en la sección, en letras y clave poética, dadaísta (que lleva implícito lo poético, por tanto: redundancia, sí), o de pressentiment:

-Un fragmento de uno de los Pressentiments de los filósofos Santiago López Petit y Marina Garcés. ¿Qué son estos pressentiments? Pequeñas piezas que reflexionan sobre un tema concreto:

“Presiento que ha llegado la hora
de comprometer mi compromiso
de creer en lo que digo
de detener mi mirada en la tuya
y hacerla durar”.

-Dadaísmo, ¿qué es? Es todo, es nada. Dadá. Tristan Tzara, uno de sus fundadores, lo definió de muchas formas, pero algo de todo lo que dijo fue: “Dadá está en contra del futuro. Dadá está muerto. Dadá es idiota. Viva Dadá. Dadá no es una escuela literaria, aúlla”.
Fragmento extraído de uno de los múltiples manifiestos del movimiento artístico que se surgió en el Cabaret Voltaire de Zúrich allá por 1916.

Selección arbitraria y dadá de unos versos de un poema de Hugo Ball, cofundador junto a Tzara y a Emmy Hennings del movimiento:

"Entre mis párpados avanza un carrito de niño.
Mis piernas se extienden hasta el horizonte.
Mi cuerpo se hincha
Con los ruidos que quedaron presos adentro.
Escucho los balidos
Del inmenso Pan. Escucho la música bermeja del sol.
Mañana el sol será cargado en un vehículo de ruedas enormes
Y conducido a la galería de arte Caspari.
Enfermos en ascensores, una grulla con zancos, dos bailarinas de San Vito.

No puedo sostenerme: estoy lleno de dicha".

----

Pero yo lo que quiero decir, en definitiva, es que El Niño de Elche siga, que siga investigándose. Si no es mucho pedir.


:::::::

Esta canción a partir de un poema de TS Eliot (La canción de amor de San Sebastián) me tiene enganchada desde su primera escucha. Y sí, es la que suena en toda la sección. En modo loop ON y a sacar demonios:


Es por eso, por mi enganche y esa escucha incesante que le doy, por lo que he rescatado archivos de audio y de vídeo y los he subido a las diferentes plataformas que hay para estas cosas, casos.



Fotografías y vídeo tomados en el estreno del espectáculo de VACONBACON
en el CCCE L'Escorxador, Elche. Si no recuerdo mal: junio de 2011.

Y aquí un gusto para los sentidos; aunque La Niña de los Cupones no oiga lo es para el oído, para la vista. Con ella también colabora El Niño de Elche. Gustazo. Flamenco en lengua de signos y con 30 decibelios de audición.



"¿Habéis sentido alguna vez el silencio?
Yo vivo con él".
La Niña de los Cupones.

Me ha quedado un post extra largo. Bueno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada